Científicos andaluces caracterizan la fauna marina en función de su geohábitat

31 octubre 2008 at 10:34 AM Deja un comentario


*Fotos cedidas por el grupo de investigación DEEPER del IEO

Desde 2007 el Instituto Español de Oceanografía, a través del proyecto Desarrollo de Estudios en Ecosistemas de Profundidad bajo un Enfoque interdisciplinar (DEEPER) analiza remansos aislados del fondo marino para localizar especies de gran interés ecológico. Su objetivo es describir los hábitat vulnerables, así como las comunidades bentónicas (aquellos organismos que viven en el fondo marino, ligados al sustrato, semienterrados o cuyo comportamiento es nadador) y las características geoambientales que la rodea.

Para este proyecto, los investigadores andaluces se han centrado en dos ‘oasis’ ecológicos del Mar de Alborán: El cerro de Djibouti y la cumbre del monte submarino Avempace, situado en Algarrobo (Málaga). Durante otras campañas marinas, estos científicos del IEO analizaron la región suratlántica del Golfo de Cádiz, donde se produce un intercambio entre las masas de agua del Atlántico y Mediterráneo. Esta mezcla de aguas genera un gran interés científico, debido a la alta diversidad biológica que afecta tanto a las especies bentónicas como pelágicas (que viven en mar abierto).

Esta campaña oceanográfica, que terminó a finales de septiembre, contó con siete investigadores del IEO de Cádiz y Málaga. Según Jorge Baro, director del Centro Oceanográfico de Málaga y uno de los científicos del proyecto DEEPER: “Tenemos un gran problema de espacio, nuestro buque es muy pequeño, tan sólo tiene 32 metros de eslora. Además de no poder subir todos los aparatos que utilizamos durante nuestras exploraciones, este barco no puede realizar noches en alta mar. Por eso, los estudios que hace en el monte de Djibouti, a unas 5 horas de viaje, son muy escasos”. Foto IEO
Aparatos de medida

El objetivo principal del estudio es localizar e identificar las especies bentónicas, así como conocer si su localización está ligada a la geología de la zona o a características ambientales como la salinidad, la temperatura o la luminosidad del agua. Para esto, los científicos deben recoger muestras de la epifauna, que son los organismos que moran en la superficie del fondo oceánico; y de la infauna, que son las entidades que viven enterradas en el sedimento a través de túneles o galerías.

En la primera campaña, estos científicos tuvieron que adaptar los muestreadores a las medidas del barco y a las condiciones montañosas. “Las muestras recogidas son obtenidas entre los 350 y los 1000 metros de profundidad encontrados en el Monte de Djibouti. Los fondos oceánicos en los que trabajamos tienen fuertes pendientes, y esto impide una correcta recogida de muestras”, explica Baro.

Entre los aparejos que utilizan se encuentra una red de arrastre que recoge fauna bentónica llamada Beam Trawl, una malla que toma muestras de sedimento, roca e incluso infauna que recibe el nombre de draga de rocas y un medidor de temperaturas y salinidad del agua a distintas profundidades denominado CTD. A pesar de los inconvenientes aparecidos por la falta de espacio en el buque, el escaso tiempo de medida y las fuertes pendientes, estos científicos han logrado obtener importantes muestras.

“En 7 días de campaña, realizamos 11 medidas con CTD, 12 barridos con Beam Trawl y 21 dragas. Además, hemos encontrado corales de agua fría muertos, debidos a la gran cantidad de fango. Estos organismos son muy sensibles a la actividad humana, así que debemos localizar las colonias vivas para así determinar áreas frágiles y vulnerables. También hemos recogido una serie de equinodermos llamados crinoideos Leptometra, que se caracterizan por dar cobijo a otras comunidades de fauna bentónica”, explica Juan Gil Herrera, investigador principal del proyecto.

“Ahora nos queda todo el análisis geológico que será desarrollado por el laboratorio de Geología del IEO de Málaga. Posiblemente nos llevemos alguna sorpresa sobre la geología de los fondos oceánicos del Mar de Alborán. Todos pensamos que su origen es volcánico, al igual que la Isla de Alborán. Sin embargo hemos localizado algunas rocas de origen carbonatado”, comenta el responsable del estudio Gil Herrera, del IEO de Cádiz.

Foto IEO

Más información:

Andalucia Investiga

Anuncios

Entry filed under: Medio Ambiente. Tags: , , , , , .

Informáticos de todo el mundo examinan el código Apache en la IV Conferencia Internacional de Software Libre Rutas del conocimiento, un recorrido por el Parque Tecnológico de Andalucía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


octubre 2008
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 2 seguidores

Más sobre la autora

Para quien le gusten mis trabajos, simplemente decir que no soy periodista sino geóloga por la Universidad de Granada. En la actualidad trabajo en la OTRI de la Universidad de Málaga. Este blog fue creado con motivo del disfrute de una beca en el Programa de Divulgación Científica de Andalucía de la Junta de Andalucía, lo cual me obligaba a desempeñar esta labor periodística. ¡¡¡Gracias por vuestra visita!!!

A %d blogueros les gusta esto: